top of page

La ADOLESCENCIA y las EMOCIONES

Actualizado: 7 mar

Pensar que los adolescentes están totalmente regidos por los cambios hormonales es muy exagerado. Es cierto que esta etapa supone cambios rápidos del estado emocional, en la necesidad mayor de privacidad y una tendencia a ser temperamentales.



Sin embargo y a diferencia de los niños que no suelen pensar en el futuro, los adolescentes sí que lo hacen y con más frecuencia de lo que los padres creen. Algunos incluso llegan a preocuparse en exceso de: Su rendimiento escolar, su apariencia, desarrollo físico y popularidad, entre otros temas. Cualquiera que haya sido adolescente sabe que esta es una etapa complicada. Uno se encuentra tratando de descubrir quién es. Atraviesa por cambios físicos normales, y, sin embargo, extraños. Uno lidia con la presión de grupo mientras intenta tener éxito en la escuela.



Durante este periodo suele ocurrir que estén demasiado centrados en sí mismos: creen que son la única persona en el mundo que se siente como él, o que solo a él le ocurren las cosas, o que es tan especial que nadie puede comprenderlo (y menos su familia). Este centrarse en sí mismo puede dar lugar a momentos de soledad y aislamiento, o a la forma de relacionarse con familiares y amigos (“no soporto que me vean salir del cine con mis padres”).


Las emociones exageradas y variables así como cierta inconsistencia en su comportamiento son habituales: pasan de la tristeza a la alegría o de sentirse los más inteligentes a los más tontos con rapidez. Piden ser cuidados y atendidos como niños y a los cinco minutos exigen que se les deje solos “que ya no son niños”.


Otro aspecto cambiante es la forma de expresar los sentimientos. Los besos y abrazos de la niñez pasan a leves gestos de cabeza. Las expresiones de afecto hacia la familia les pueden parecer ridículas (“cosas de niños”). Recuerden que son cambios en la forma de expresarse, no cambios en los sentimientos hacia sus amigos, familiares o seres queridos. Conviene, no obstante, estar pendiente de cambios emocionales excesivos o periodos de tristeza de larga duración pues pueden indicar problemas serios.



La buena noticia es que, aunque los años de adolescencia son difíciles, existen habilidades que puedes aprender para que los desafíos inevitables se tornen mucho más fáciles. Aprender a lidiar con las emociones de una manera saludable es una de dichas habilidades. Aquí hay algunas técnicas que servirán para que puedan entender mejor sus emociones:


1. Nombra la emoción o sentimiento. ¿Qué emoción estás experimentando? Por ejemplo, ¿estás triste, estresado, enojado, ansioso, alegre, decepcionado, emocionado o avergonzado?


2. Acepta lo que sientes. A muchas personas les preocupa que sentir sus emociones las intensifique. Así que las evaden con la esperanza de que simplemente se vayan.


3. Expresa tu emoción o sentimiento. Expresar una emoción es la única forma de liberarla. Por ejemplo, puedes expresarlas al escribir sobre ellas, al hablar con alguien en quien confíes, al relajarte o al hacer ejercicio.


4. Elige una forma saludable de cuidarte. ¿Qué necesitas ahora mismo para cuidarte? Por ejemplo, es posible que necesites un abrazo, una siesta, una caminata, un baño o simplemente apoyo.


En IDEA edukativa contamos con contamos con amplia gama de especialistas en la salud mental, trabajando con bebés, niñ@s, jóvenes y adultos, estamos para apoyarte. Si estas interesad@, agenda mini sesión en calendly y con gusto tendremos una breve plática orientativa para acompañarte en la disciplina positiva con tu hij@.



Mtra. Susana Gabriela Ortega Ramírez

Maestría en Psicología, residencia en Educación Especial

Especialidad en Intervención Clínica con niños y jóvenes




49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


コメント機能がオフになっています。
logo sticker edukativaMENTE.png
LOGO Idea edukativa.png
Salir a caminar